Uncategorized

Maldito desastre

Ayer.

Acostada en la cama, contemplo lo que me rodea: cajas llenas de sobras de mis ventas de garage, ropa que no quiero volver a usar en la vida, libros y revistas que me recuerdan mi tendencia a planear y planear sin terminar nada, cosas restregándome mis fracasos, etc. El cuarto en sí es un proyecto inconcluso, en etapa de diseño permanente. Nunca hago ni la mitad de lo que digo que haré… más bien, nunca hacía.

Hoy.

Después de que ayer limpié y ordené mis libros, películas, libros y ropa, hoy ataqué las zonas críticas. Liberé muebles y cajas que no quiero ver más, clasifiqué lo que se irá a la venta de garage, lo que hay que lavar, lo que se dará a la caridad y lo que se donará a las bibliotecas. El resto, o se fue a la basura, o está en espera de un lugar específico.

Falta deshacerme de la cómoda blanca que un día sin más apareció ahí, y del escritorio de mis hermanos. Además de resolver el problema de la pared que pinté con rayas verticales azules: el material absorbió la pintura, filtrándose a las zonas blancas y se ve horrible.

En fin, aún queda mucho por hacer.

p1020886

p1020889

p1020888

 

 

 

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s